martes, mayo 24, 2011

la emboscada a Atahualpa

...cuando Pizarro llegó a la ciudad de Cajamarca el 15/nov./1532, esta se encontraba totalmente desierta. El Inca Atahualpa estaba descansando en unos baños fuera de la ciudad. El capitan español, envía al lugar, una embajada de 20 jinetes, todos comandados por Hernando de Soto y Hernando Pizarro, con el propósito de invitar al Inca a la ciudad. Atahualpa no sospechó en ningun instante, que tal invitación, era una astuta emboscada, que luego, le costaría la vida y tambien la caida del Imperio Incaico.